Lluvias que no dan tregua

Agro
lluvias

Desde que comenzaron las fiestas, las copiosas lluvias que caracterizan al fenómeno del Niño, parecen no dar respiro, tanto por la intensidad como por la frecuencia, lo que impide, en muchos de los casos, reaccionar de manera suficiente como para subsanar daños y prevenir otros por venir.

Tanto el camino de Santa Flora, como el de La Gilda y San Ambrosio, dentro de la Regional 15 y Villa Sarmiento dentro de la Regional 16 de Consorcios Camineros, están entre las zonas más afectadas, con cortes de ruta, rotura severa de caminos, aislamiento de familias por inundación de caminos y campos, entre otros complicaciones importantes.

Lo mejor por supuesto sería anticiparse a este tipo de situaciones para evitar las consecuencias de las lluvias intensas y trabajar en sistematización de los campos, y de ahí la propuesta de la Rural de Río Cuarto cuando plantea llevar adelante el desarrollo de una cuenca modelo que pueda ser imitada en diversas partes de nuestra geografía cercana para prever daños que terminan afectando y mucho a la producción agropecuaria en particular, pero también a la vida de muchas personas que desarrollan sus tareas entre el campo y la ciudad.

Mientras tanto, los respectivos consorcios trabajan a destajo buscando subsanar lo que no se hace o se hace no del todo bien desde las distintas áreas del gobierno provincial afectadas a este tipo de problemáticas.

A continuación, compartimos el parte de situación de Lisandro Bertone, presidente de la Regional 15 y Andrés Forgia, presidente de la Regional 16, de Consorcios Camineros de Córdoba.

Camino a Santa Flora

“De nuevo está todo inundado, llovieron 75 mm a principio de semana, y está corriendo el agua por todos lados, incluso el camino a Santa Flora, tres o cuatro kilómetros al sur del autódromo se estaba llevando la alcantarilla, por lo que solicitó al municipio de Holmberg que corten el camino”, detalla Lisandro Bertone.

Una buena, entre tanto daño provocado por las lluvias

“En un camino terciario, en la zona de Jagueles. dentro de la jurisdicción del Consorcio Caminero de Las Vertientes, en donde el agua había descalzado un vado que por suerte se pudo salvar con la retroexcavadora de la Regional 15”, celebra Lisandro Bertone.

Camino a Villa Sarmiento

“En la Ruta 27 camino a Villa Sarmiento, hay un empedrado que había quedado sin terminar, que lo habían iniciado en tiempos de pandemia, hace dos años y medio, que tenía que tener 15 kmts, llegaron a hacer 1 kmt y 300 mts, además hicieron una batea en lugar de un levante como correspondía, y ése es el camino que se inundó ahora, y por ese trabajo inconcluso tenemos el problema que tenemos”, relata Andrés Forgia, y reclama: “Los Consorcios Camineros estamos solucionando los problemas que deberían estar resolviendo Hídrica e Hidráulica de la provincia, porque es todo una complicación hídrica y la estamos solucionando nosotros; hasta que no tomemos conciencia y los políticos tomen conciencia de que a los consorcios camineros hay que respetarlos y atenderlos financieramente, y dejen de mandarnos dádivas, con cantidades de vergüenza que no nos permiten trabajar, hasta que no se tome conciencia de eso, ésto no se va a resolver del todo”.

Compromiso de ayuda a consorcios

Durante la reunión que el ministro de Bioagroindustria de la provincia, Sergio Busso, mantuvo el predio de la Rural de Río Cuarto con representantes de la Unión Industrial Argentina, de las entidades cordobesas que integran la Mesa de Enlace y miembros de la Cámara del Maní, además de miembros de la Comisión Directiva de la entidad anfitriona, surgió la posibilidad de plantear la problemática que atraviesan los caminos rurales en distintos puntos de la provincia, en particular en esta zona del sur cordobés, al respecto, el presidente de la Rural local, Heraldo Moyetta, dijo: “en la charla con el ministro nos dimos cuenta que son conscientes de la problemática, y se reconoce que hay un desfinanciamiento por la devaluación y por la decisión del paso de algunas cuestiones de Vialidad a Agricultura, pero consideramos que ha sido desacertado el momento del cambio por la época del año que estamos viviendo que con las lluvias surgen estos problemas, desde el gobierno mostraron mucha predisposición, veremos si lo prometido se traduce en ayuda concreta a los consorcios que debería materializarse en los próximos días para empezar a salir de esta situación”.

La situación es preocupante, sobre todo, porque con El Niño que recién empieza a hacer notar su presencia, seguramente, bastantes lluvias quedan por delante y está en el deseo de los trabajadores de la producción agropecuaria seguir como antaño celebrando cada vez que una nube se avizoraba en el horizonte y no, como ahora, que se empieza a padecer por las consecuencias que sobrevienen del temporal. En ese sentido, la posibilidad de sistematizar el manejo del agua en los campos, acompañada de un consistente trabajo de infraestructura en los caminos de la zona rural y contar con el adecuado financiamiento para los imprescindibles trabajos de mantenimiento, deberían ser los objetivos a trabajar en este 2024 que recién comienza, para que los próximos temporales encuentren a la zona mucho mejor preparada. (Prensa Sociedad Rural de Río Cuarto)

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email