El Club Canalense solicita la nulidad del partido que jugó contra Central Argentino porque dicha decisión se fundamenta en "falsas acusaciones"

En el descargo refieren a que el informe arbitral redactado es incoherente, falta a la verdad y que lo único que hace es manchar a la institución que cuenta con una conducta a lo largo de los años, intachable, sin antecedentes, sin reincidencias. "Nos une una historia institucional de buena conducta y de deportividad”.

Deportes 04 de abril de 2024
Captura de pantalla 2024-04-04 183741

Desde el Club Atlético Canalense, solicitan al Honorable Tribunal de Disciplina de la Federación provincial de Fútbol, de lugar a la formulación de descargo institucional ante los hechos que ocurrieron el pasado 31 de marzo en el estadio Central Argentino de La Carlota mientras se disputaba un encuentro futbolístico por la liga provincial entre Canalense y Central Argentino. En el extenso "descargo" solicitan la nulidad del partido porque ponen en duda el informe arbitral por ser "parcializado", porque sólo atribuye responsabilidades al club Canalense, además de ser "incoherente" por la expulsión de dos jugadores aduciendo "agresiones físicas" que no ocurrieron. Expresan que jamás imaginaron vivir lo que vivieron en la cancha de Central Argentino y que tanto el resultado, como las expulsiones y la suspensión fueron por "errores arbitrales y de sus asistentes",  que fueron los generadores de provocaciones y del clima de malestar general. También refieren a las constantes agresiones e insultos del sector de Central.

Cabe recordar que, durante el primer tiempo, la hinchada Canalense se vio molesta por “supuestas” faltas mal cobradas por el árbitro del partido, Kevin Brondo, que según se manifiesta por parte de la autoridad policial, “se abalanzan desde la tribuna detrás del arco visitante hacia el alambrado perimetral y tapial de la cancha produciendo la rajadura de la tapia que sostiene el alambre olímpico, lo que ocasiono que este delimitador cediera y quedará dañado con peligro de caerse”. “Terminado el primer tiempo encontrándose el club local dos tantos arribas del visitante y con un jugador en el campo menos, motivó que los ánimos del público Canalense se tornaran eufóricos. El árbitro juntamente con personal policial constata la parte dañada del tapial perimetral del campo de juego por lo que se decidió suspender el encuentro ya que las condiciones de seguridad no eran óptimas para continuar con el mismo”.

Ante esto, desde la Comisión Directiva del Club Canalense hicieron pública una nota enviada al Tribunal de Disciplina donde el presidente, Cristian Patricio Botti, y el señor Zalher Nahuel, secretario del mismo club, junto a los jugadores que se encuentran suspendidos provisionalmente, como Torres Antonio y Amaya Maximiliano, realizan el siguiente descargo al informe policial.

En primer lugar, solicitan la nulidad, “atento no cumplir con los recaudos establecidos en el artículo 2 del Reglamento de transgresiones y penas del Consejo Federal de futbol, cuando dice: “cuando haya producido un incidente individual o colectivo o alteración del orden deberá determinar de parte de quien o quienes partió la provocación o iniciación de los hechos”.

El informe arbitral como se demostrará con la prueba que se acompaña y solicita "es totalmente parcializado", no alcanza a determinar con precisión como se dieron y ocasionaron los hechos, ya que hace un relato reiteramos parcializado, atribuyendo responsabilidad en la generación de los hechos al club y jugadores del Atlético Canalense sin atribuir responsabilidad a los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes del club local”, (Club Central Argentino).

En relación con el informe expresan que es “incoherente”, con los hechos tal como ocurrieron, lo que lleva a distorsionar la realidad, “ya que endilga graves responsabilidades a dos jugadores de nuestra institución TORRES y AMAYA, quienes (resultaron expulsados al finalizar el primer tiempo, según el informe por agresiones físicas a los asistentes) y como se demostrará con el video no agredieron físicamente, ni participaron de ninguna gresca en contra de la terna arbitral”.

Cabe mencionar que el informe, al cual califican como parcializado, incoherente fue redactado y suscripto por el árbitro principal Brondo Kevin y sus asistentes, cuya firma se encuentra inserta en el mismo.

Desde Canalense se expresa que el partido se “desarrolló con absoluta anormalidad”, a lo que añaden, “desde el pitazo inicial y hasta la culminación del primer tiempo”, así lo entendieron y vivenciaron.

Agregan que nunca imaginaron vivir las circunstancias “deportivas” que “vivimos tanto jugadores, dirigentes y público visitante que se acercó en gran número a la cancha de la Carlota (más de 500 personas)”, subrayan.

Destacan, además, que “el árbitro principal y sus asistentes tuvieron con sus “errores arbitrales” una incidencia directa no solo en el resultado parcial 2 a 0 al cabo del primer tiempo, "sino también en la expulsión del futbolista Paz a los 43 minutos del primer tiempo y en la expulsión de los futbolistas Amaya y Torres al finalizar el primer tiempo”.

Ante esto sostienen que el árbitro y la terna arbitral “fueron generadores de la provocación y clima general que invadió la cancha y que sufrimos jugadores, dirigentes públicos del Atlético Canalense”.

Aducen que el tumulto que se ocasionó al finalizar el primer tiempo fue una protesta “airada” sin violencia física en contradicción a lo manifestado por el árbitro principal en su informe donde expresa textualmente que al finalizar el primer tiempo "el equipo canalense se dirigió hacia nosotros (terna arbitral) con ánimo de increpar y agredir, acto seguido el jugador Nro. 14 de dicho club Torres, Antonio agrede al primer asistente (Sr. Colazo Marco) con un golpe de puño sobre la zona costal derecha produciéndole un fuerte dolor (circunstancia que nunca fue corroborada, no solo se acredita con las imágenes del mismo video que se acompaña al presente descargo, sino también las presuntas lesiones del árbitro asistente no se acreditan o certifican con ningún o certificado médico”, acotan.

De igual manera “es falso, lo manifestado en el informe arbitral hacia el jugador número 17, señor Amaya, Maximiliano, quien dice en su informe que agravió al asistente con un golpe sobre su cuello, circunstancia, al igual que la primera, que tampoco está acreditada ni surge del video como así también, no hay ninguna evidencia ni informe médico alguno que acredite tales agresiones o contusiones físicas”.

Señalan que también es falso, “que los jugadores del Atlético Canalense debieron ser retirados por la fuerza policial (tal como consta expresamente en el informe arbitral)”.

Por el contario, “los jugadores se retiran solos por su propia voluntad y otros con la intervención de jugadores del propio plantel y cuerpo técnico que buscan apaciguar el reclamo mientras son separados”.

Ante lo que reiteran, “que el árbitro principal y sus asistentes fueron los grandes responsables y generadores de los hechos ocurridos, no supieron, no quisieron o no estuvieron simplemente a la altura del partido que se disputaba".

Expresan que no existieron agresiones físicas, y que solo hay instancias que distorsionan la realidad colocándolos en un lugar de indefensión y provocándoles un grave perjuicio institucional y deportivo.

Señalan la suspensión de dos de sus jugadores ““que serían pasibles de acuerdo a lo que dice reiteramos falsamente el informe de una posible grave sanción. Todo este bochornoso final del primer tiempo se da también gracias a la intervención del ayudante de campo del equipo de Central Argentino de la Carlota (Genesoni Gonzalo y del preparador físico del mismo equipo, Paul Jeremias, quienes insultaban, agredían y se burlaban de nuestros jugadores, lo que provocó una alteración aún mayor en el clima de protesta, (hecho que no queda lo suficientemente claro en el informe) y que diríamos pasa a un segundo plano”, destacan.

También aducen que es falso que los jugadores Maxiliano Amaya y Antonio Torres hayan participado de alguna agresión física “Es falso, que ambos hayan participado de una gresca física contra la terna arbitral, es falsa la conducta que se les atribuye, siendo profundamente injusto que ambos jugadores hoy se encuentren suspendidos provisoriamente a la espera de un resultado final que a todos luces por el falso informe arbitral les podría caber una grave sanción”.

Aducen que más allá de todo este relato, "lo más llamativo de la tarde” es cuando “El árbitro principal decide suspender el encuentro por “falta de garantías”, sobre la base del informe del jefe del operativo Señor Falcon Roberto quien contaba con 11 uniformados”.

Del mismo, se desprende que el árbitro principal Brondo decide suspender debido a que “no se encontraban las garantías de seguridad para poder continuar con el mismo de manera normal debido a la “ruptura” que habría sufrido el tejido alámbrico detrás de uno de los arcos donde se ubicaba la parcialidad canalense”.

En un párrafo del escrito expresan que, “en el partido de ida y la conducta de la parcialidad de Central, quienes insultaron y agredieron físicamente con intenciones de pegarle al presidente de la federación Divenedetto José y al presidente de la liga de Canals Héctor Benetto quienes tuvieron que salir por la puerta de “atrás” del estadio debido a las constantes agresiones”.

En la parte final del extenso descargo, expresan que no hay ninguna duda que como se dice normalmente,  al árbitro principal y a sus asistentes, “lo supero el contexto, no estuvieron a la atura de la circunstancias deportivas, no solo por sus errores arbitrales sino porque no supieron llevar el partido de manera ordenada transmitiendo firmeza en sus decisiones y sobre todo imparcialidad y serenidad con la que se debe contar y actuar”.

Añaden, “El partido se vivió como una final y como toda final debe terminar de jugarse. Pero lo más lamentable y triste es la falacia permanente en la que incurrió de manera deliberada en el contenido del informe arbitral, pretendiendo atribuir conductas y responsabilidades a jugadores de nuestra institución, que no se acreditan y que por el contrario de los video y testimonios se los des incrimina, pretendiendo manchar a nuestra institución la que cuenta con una conducta a lo largo de los años intachable sin antecedentes, sin reincidencias, lo que solicitamos sea especialmente tenido en cuenta al momento de fallar. Nos une una historia institucional de buena conducta y de deportividad”.

También y a modo de justificar lo ocurrido desde su visión de los hechos, aducen al Principio Pro Competencia, "que tiene un criterio de aplicación pacífica ante casos similares al asunto tratado y que se puede expresar de la siguiente forma: “los partidos se ganan deportivamente en la cancha” “no se puede beneficiar deportivamente a quien no ganó”, palabras textuales del integrante del Tribunal de Disciplina de AFA Fernando Mitjans en el fallo del máximo tribunal en materia disciplinario en el asunto “ Comunicaciones vs Riestra”.

Por último, expresan que la competencia forma parte esencial del deporte, "sino de lo contrario los clubes en vez de invertir en conseguir los mejores jugadores en post de una mejor competencia, deberán contratar a los mejores abogados para conseguir en el “escritorio” lo que no consiguieron en la cancha”, concluyen.

Anexan al informe de descargo un video a modo de fundamentar las pruebas aportadas.

INFORME COSEDEPRO.docx01-04-24(1).pdf

nota definitiva.pdf

Te puede interesar
ciclismo

Ciclismo: se presentó la 13º edición de la Vuelta Alpa Corral

Deportes 13 de marzo de 2024

• El evento es organizado por la Asociación Civil La Vuelta MTB, con el acompañamiento de la Agencia Córdoba Deportes y la Secretaría de Deporte y Turismo de Río Cuarto • Participarán cerca de 500 competidores. • La carrera tendrá dos distancias: 30 km y 55km.

edgar

Central Argentino vs Canalense: El intendente de Canals habló de "robo y corrupción" en el partido del torneo provincial

Mara
Deportes 07 de abril de 2024

Señaló que "La Federación Cordobesa de Fútbol debe ver las imágenes y sancionar...de lo contrario da para pensar en complicidad", en relación al primer encuentro entre ambos equipos que fuera suspendido el pasado 31 de marzo. Suspensión que para Canalense fue "injusta" debido a que sus jugadores y simpatizantes no fueron los causantes de la misma.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email