De espías y elecciones

Opinión Luciano Giuliani
espias

En la editorial de Carlos Pagni de esta semana nombró como posible jefe de inteligencia de un eventual gobierno de Javier Milei a Miguel Ángel Toma, un filósofo que proviene del Partido Justicialista y ha tenido su paso por las filas del peronismo republicano y Juntos por el Cambio.

En su pasado integró la renovación con Carlos Grosso y José Luis Manzano allá por 1983.

Carlos Grosso es recordado en una canción de Ricardo Lorio en sus épocas de la banda Hermética, "Olvídalo y volverá por más" en la que una parte de la canción hace referencia a este político al decir: "fue grosso el toco que pegó al rajar amasijando la capital".

Pero lo más interesante de Miguel Ángel Toma es haber sido jefe de inteligencia durante el gobierno de Eduardo Duhalde luego de haber sido por dos días ministro de defensa nacional del ex presidente misionero Ramón Puerta.

Pagni desliza en su editorial la relación entre Toma y el espía Jaime Stiusso, personaje central en la trama del fallecido fiscal Nisman.

Camino al ballotage parece que los apóstoles del cambio conviven con un círculo bastante lejano a ser "anticasta" como les gustaría serlo.

Pagni no suele dejar cabos sueltos y el dato de Miguel Ángel Toma su bien puede pasar desapercibido para gran parte del electorado, no por eso deberíamos omitir a un personaje que representa los tan nombrados sótanos de la democracia en un momento donde ha quedado expuesto el aparato de inteligencia del Instituto Patria y un tal Zanchetta aparece en escena como un agente del espionaje "inorgánico" pero compromete fuertemente a La Cámpora  por más que Máximo Kirchner se presente como querellante en esta causa.

Luciano Giuliani

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email