La Carlota: A través del cuento del tío le roban "una cifra millonaria" a una vecina

Se hicieron pasar por su prima y por su hija. La mujer, convencida, llevó el dinero a un sector de la ciudad donde lo recogió un joven. Luego, le enviaron un remis hasta su casa para que realice un viaje a Venado Tuerto. No alcanzó a subirse porque justo llegó su nieto. "Creo que además de robar todo mi dinero querían secuestrarme", dijo.

Policiales
la carlota

Horas de angustia y tristeza vivió una adulta mayor en la ciudad de La Carlota en la jornada de este jueves 18, cuando a través de la modalidad del “cuento del tío”, le robaron los ahorros de toda su vida. Más de 50 mil dólares. La policía aún no emitió un parte oficial, aunque se sabe que está en plena etapa de investigación.

Al respecto, en comunicación con Frontera del Sur, la mujer víctima del robo, lo primero que manifestó es su sentimiento de bronca a lo que agregó que sintió que actuó como una “sonámbula porque la verdad que hice todo lo que me pidieron sin darme cuenta de lo que estaba ocurriendo”. 

Agregó que la mañana gris comenzó a las 09.30 horas cuando recibió un llamado de una mujer que se hizo pasar por su prima que vive en Chaco, “y te juro que la voz era igual a la de ella, incluso me llamó por mi apodo, Puchi, y me preguntó si tenía dólares guardados a lo que le respondí que sí”.

Es ahí, “cuando me dice que debía cambiarlos urgente porque los de cara grande y cara chica ya no servían, y que ahora eran amarillos”.

Ante esta situación le dijo a la mujer que se hizo pasar por su prima, que iba a llamar a su hija que vive en Buenos Aires para preguntarle, “pero me dijo que no, que no lo hiciera, porque ya me estaba llamando a mi celular”.

Al atender el celular, “una mujer se hizo pasar por mi hija, a quien tampoco pude ignorar porque la voz era igual y me decía que ella estaba en el banco haciendo lo mismo con sus dólares, cambiándolos”.

Es así como mantienen a “Puchi”, ocupada con los dos teléfonos, en el fijo, su supuesta prima y en el celular, su supuesta hija.

En la continuidad del diálogo, su supuesta prima le dice que hay un chico en La Carlota que está ayudando a la gente para cambiar los dólares en un banco de Venado Tuerto.

Es ahí, “cuando le pido que le diga al joven que se venga hasta mi casa, pero la mujer dice que éste no encuentra la propiedad y que debía ir yo en mi auto”.

“Así que agarro mi auto y me voy hasta el sector que me indicó, y ahí estaba un joven sentado en el guardarraíl cerca del cruce a quien le digo que se acerque porque no me quería bajar porque hacía calor”.

El joven se acerca, y casi sin mediar palabras toma el sobre con los dólares y sale caminando. La promesa era que por la tarde le traerían los “nuevos dólares”.

Puchi, vuelve a su casa, mientras seguía hablando por celular con su supuesta prima, quien le dice que se prepare porque en minutos la iba a pasar a buscar un remis para llevarla a Venado Tuerto.

“Entonces ahí me preparo, tomo la cartera, pongo un poco de dinero por las dudas, y veo que llega el remis, pero en ese momento, también llega mi nieto y me pregunta a donde iba, al explicarle, se agarra la cabeza y me dice: abuela es toda una mentira, te hicieron el cuento del tío, y llama a la policía que a los pocos minutos llegan”, añade.

“Ahí me di cuenta de todo, ahí recién caí y te juro que me sentí una ilusa, y me preguntaba cómo me había pasado esto, entregué todos mis ahorros, y quizás no se dónde estaría ahora si mi hubiese subido al remis”, señala con dolor.

Su nieto, en el apuro, toma fotos del remis y le pide que se retire del lugar.

Con su voz quebrada, explica que decidió contar esto que le pasó, porque no quiere que otra persona, otro vecino de la ciudad pase por lo mismo, “y la verdad que estoy convencida que hay entregadores que conviven con nosotros, y eso es terrible”.

No puede dejar de imaginar, ni ella ni su hijo, que vive en Córdoba, que le hubiera pasado si se hubiese subido al remis.

Y en este punto, su hijo, quien también entabla un diálogo con este medio, expresa que quizás la iban a secuestrar o “vaya a saber que harían”.

Ella “tiene 80 años, y no es la primera vez que sufre inseguridad, porque hace tiempo quisieron ingresar a su domicilio, pero gracias a Dios que la alarma sonó”, dijo.

En cuanto al monto que le robaron a su madre expresa que son 50 mil dólares “pero lo más importante a rescatar es que no lograron que ella suba al remis".

Por último, pide celeridad en la investigación, "porque está el remisero que fue hasta la casa a quien podían tomar testimonio, y están las huellas dactilares en el auto de mi madre, porque el joven apoyó sus dos manos cuando se acercó a llevarse el dinero", concluyó.

La investigación

Al respecto el comisario de la jefatura de La Carlota, José Castelli, confirmó el lamentable hecho que sufrió una mujer adulta a través del cuento del tío y que se está trabajando.

Agregó que se trata de un hecho que se denomina cuento del tío bajo extorsión, o amedrentamiento, "hasta ahora tenemos solo eso, y estamos trabajando en localidades de Chazón, Villa María, Canals, además del análisis del registro fílmico", sentenció. 

Te puede interesar
Lo más visto
reclamo 1

No todo fue color de rosas tras la visita de Llaryora en La Carlota

General

Padres y alumnos se acercaron a reclamar por la culminación de la escuela PROA. Hace seis años que esperan. Cansados hoy fueron a reclamar aprovechando la llegada de Llaryora pero se encontraron con un operativo de seguridad que les impidió acercarse al gobernador. El ministro de Educación fue quien los escuchó.

locales

Inseguridad: Las municipalidades podrán comenzar a conformar las guardias locales

General

-El gobernador Martín Llaryora cerró el encuentro que tuvo lugar en el Centro de Convenciones Córdoba. -Es para los mandatarios locales adheridos a la Ley de Seguridad Pública y Ciudadana. -El gobernador ponderó el trabajo mancomunado entre Provincia, Municipios, fuerzas de seguridad y universidades. "Las Guardias Locales llegaron para quedarse", aseguró.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email