La Iglesia Católica recuerda a Carlos Múgica el Cura de los pobres en los 50 años de su asesinato

La Arquidiócesis de Buenos Aires inició la “semana Múgica” desde la Catedral Metropolitana y cierra con una misa que celebrará el arzobispo porteño.

General 10 de mayo de 2024
mugica

Mártir de los pobres. Así se lo recuerda al sacerdote argentino Carlos Múgica quien fuera asesinado tras una ráfaga de tiros en el anochecer del 11 de mayo de 1974, a la salida de celebrar misa en la parroquia San Francisco Solano, en el barrio porteño de Villa Luro.

Múgica integraba el primer equipo de Sacerdotes para las Villas de Buenos Aires y además forma parte del Movimiento Curas para el Tercer Mundo.

Del barrio de Recoleta, donde había nacido el 7 de octubre de 1930, a convertirse en el primer sacerdote de la villa de emergencia conocida por el número 31, como denominó una dictadura militar, y que hace algunos años el gobierno porteño oficializó con su nombre y apellido.

Carlos Múgica estudió el bachiller en el Colegio Nacional Buenos Aires (de origen laical que depende de la Universidad de Buenos Aires) y estudió abogacía. Fue en el año 1959 que ingresa al Seminario de Devoto. Justo el año que el Papa San Juan XXIII convoca al Concilio Vaticano II. Fue el contexto social de la segunda conferencia del episcopado latinoamericano (CELAM) en Medellín, en el año ’68, como su aplicación en Argentina por el episcopado local vía el documento de San Miguel, en el año ’69, sumado a la actualización de la doctrina social de la iglesia por el Papa San Pablo VI, desde allí nace la prédica y el pastoreo de Múgica para fundar la parroquia Cristo Obrero, como en sus reiteradas intervenciones en los masivos medios de comunicación, sus clases en la Universidad del Salvador, y el asesoramiento de la Pastoral Universitaria en la Archidiócesis de Buenos Aires.

En sus años de seminario Múgica conoce la pobreza en los llamados conventillos, de los alrededores de la parroquia Santa Rosa de Lima, en el barrio de San Nicolás. Luego misionando en el monte del bioma “Gran Chaco”, al norte de la provincia de Santa Fe, donde llega por el obispo de la diócesis de Reconquista, Juan José Iriarte.

El primer atentado contra el sacerdote de los pobres fue en la casa de sus padres. Agosto de 1971 un explosivo detona en el ascensor de la aristocrática casa de su familia donde vivía, a pocas cuadras donde había fundado la parroquia Cristo Obrero. Múgica no vivía en la Villa 31. Iba y venía de Recoleta, la ciudad urbanizada, al descampado alrededor del puerto y las vías del tren.

En el marco del clima de violencia política se perpetra su crimen aún impune judicialmente.

Fue a 25 años del martirio que el entonces cardenal y arzobispo porteño, Jorge Mario Bergoglio, participó de la misa por Múgica en la parroquia San Francisco Solano y quien avaló el traslado de los restos del sacerdote a la parroquia Cristo Obrero que había fundado en la Villa.

El actual arzobispo, Jorge Ignacio García Cuerva, en su primera misa Crismal se refirió al mártir de los pobres: “Era un hermano sacerdote, con sus luces y sus sombras, que entregó su vida por Jesús y el Evangelio, en una Argentina convulsionada y violenta”.

Monseñor García Cuerva volvió a referirse al sacerdote mártir, pero por escrito en su carta pastoral llamada “la revolución de la alegría” de este año: “sin lugar a dudas su muerte fue consecuencia de su entrega y compromiso. Él vivía con agradecimiento que sus hermanos villeros, le hayan hecho lugar en su vida” y cita allí lo que mártir expresó en un reportaje de su sentir con los más pobres: “cuando empecé a venir a las villas…lo que más me impactaba (de sus habitantes) era su capacidad de alegría, de disfrute. Pueden estar en la desgracia, pero se deleitan con un partido de fútbol, un asadito, una reunión de vecinos. Mis primeros comentarios eran siempre los mismos ¡Cómo disfrutan! Y bueno…¡Me fui contagiando!”.

La reivindicación del Padre Múgica como ejemplo sacerdotal también llegó al seminario de Devoto. La semana pasada se habló de Múgica en un extenso encuentro con todos los seminaristas, formadores, y el rector.

Actividades

La Catedral Primada de la Argentina es el centro de la escena en la llamada “semana Múgica”. Que inició este lunes 6 de mayo y cierra este viernes 10 con una carpa misionera en el interior del templo, sumando una muestra de fotos en gigantografía, obras de arte y algunos objetos del cura mártir en la vereda. Esta muestra se lanzó hace meses y recorrió 21 parroquias de los barrios populares del conurbano bonaerense.

El viernes de 18 a 24 horas habrá una vigilia, con misa a las 20.30 horas, en el playón ubicado debajo de la autopista del barrio Carlos Múgica, ex villa 31.

Mientras que el sábado 11, desde las 10 de la mañana, seguirán las actividades en la parroquia Cristo Obrero. Con misa a las 18 horas y a su vez otra misa, pero a las 20 horas, donde fue asesinado, en la parroquia San Francisco Solano, ubicada en la calle Zelada 4771.

La Pastoral Villera realizó el documental “A la hora de la luz” que será emitido el sábado 11 de mayo, a partir de las 23 horas, por canal 9.

El cierre de la “semana Múgica” es una caravana el domingo 12, desde la Catedral hasta el estadio Luna Park, con misa por el arzobispo y festival de música. (por Lucas Schaerer de Vatican News)

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email